Una cálida bienvenida al Este del Tirol, hogar de la trucha fario tirolesa, el dorado tímalo del Drau y el poderoso hucho.

Una cálida bienvenida al Este del Tirol, hogar de la trucha fario tirolesa, el dorado tímalo del Drau y el poderoso hucho.
Una cálida bienvenida al Este del Tirol, hogar de la trucha fario tirolesa, el dorado tímalo del Drau y el poderoso hucho.
Una cálida bienvenida al Este del Tirol, hogar de la trucha fario tirolesa, el dorado tímalo del Drau y el poderoso hucho.
Una cálida bienvenida al Este del Tirol, hogar de la trucha fario tirolesa, el dorado tímalo del Drau y el poderoso hucho.

En la época medieval los monjes del monasterio Brixen introdujeron truchas comunes en lagos de montaña del Este del Tirol a 2500 metros de altitud  para abastecerse de alimento. Una colonia de éstas truchas ha permanecido inalterada hasta nuestros días en el lago en Anras, en la cabecera del Pequeño Drau. La Universidad de Innsbruck comenzó a tomar muestras aquí y examinó las truchas genéticamente. Desde entonces  se ha hecho un proyecto europeo de investigación sobre la trucha fario original, su cría continuada y el reaprovisionamiento de los ríos de la cuenca.
Ahora abastecemos nuestros río exclusivamente con trucha fario autóctona, y pruebas realizadas han demostrado que es lo más adecuado para éste tipo de ríos de montaña y las truchas prosperan aquí especialmente bien. Esperamos que con el tiempo lleguemos a tener el mismo éxito que con el tímalo. Durante años hemos estado abasteciendo nuestras aguas con ejemplares de tímalos de un año, y nos complace decir que actualmente tenemos la mejor población de tímalos del Sur de los Alpes.
La trucha de arco iris se encuentra hoy en día en todas las corrientes y ríos de los Alpes. A pesar de que nosotros no hayamos introducido truchas arco iris, se han realizado introducciones durante décadas, por lo que hay una importante población de arco iris de todos los tamaños, ya que se reproducen muy bien en nuestras aguas.
No quedan muchos ríos en Europa central en los que el mítico hucho haya sobrevivido. El Gran Drau es una de las últimas reservas de ésta especie legendaria. Aquí los huchos encuentran calidad de agua, abundante alimento, corrientes profundas, cobijo y la cabecera del Laue donde ellos desovan.